Hoy te traigo a una artesana super especial que hace trajes regionales. No se a ti pero a mi me encanta esta idea, siempre hay que saber de dónde venimos y me parece muy bonito recuperar todos esos trajes regionales que se usaban antes. Te voy a dejar con ella y sus creaciones para que lo leas y veas con tus propios ojos.

Entrevista a Artesanía trajes regionales:

¿Cómo se llama tu marca y cómo surgió todo?

Mi marca se llama Artesanía trajes regionales. En principio todo surgió como un hobby para pasar las horas muertas en casa, siempre me ha gustado mucho el bordado, tejer y confeccionar prendas del traje regional. Cuando empecé a hacer estas cosas yo tenía otro trabajo, hasta que por desgracia lo perdí, fue precisamente entonces cuando decidí meterme en serio en estas cosas de la artesanía.

¿Por qué ese nombre y no cualquier otro?

Me pareció el más adecuado, ya que es ese precisamente el cometido que realizo.

¿Qué producto es el que más te ha gustado hacer?

El producto que más me gusta hacer es el tejer cintas o ligas. Aunque su confección es muy compleja y se necesita de mucha paciencia, el resultado final es una maravilla.

¿Cuéntanos algo sobre las cosas que te inspiran, donde y cuando surgen tus ideas, como te organizas cuando te pones a trabajar?

Para mis trabajos suelo tomar como modelos las piezas más originales y antiguas posibles. Investigo el traje regional a partir de visitas a museos, fotografías antiguas o algunas prendas que gente cercana me prestan. Una vez que puedo estudiarlas detenidamente, empiezo a darle vueltas a la cabeza y, cuando la tengo ya bien estudiada, comienzo su fabricación.

¿Qué es lo que más admiras en otra artesana?

Admiro su trabajo y dedicación, las horas y horas que ha de pasar laborando para obtener un producto de calidad, hecho con mimo y mucho cuidado.

¿Qué otro tipo de artesanía te gustaría hacer y todavía no ha probado?

Aparte de la confección de prendas de indumentaria regional, siempre me ha llamado la atención la restauración de mobiliario. Es algo que nunca he hecho, pero reconozco que me gustaría probarlo alguna vez.

¿Qué te ha aportado en todos los sentidos, tu actividad como artesana?

En primer lugar, la creación y confección de piezas de indumentaria regional me aporta una gran relajación; se me pasan las horas volando y siempre estoy muy entretenida. Por otra parte, gracias a lo que comenzó siendo un simple hobby, puedo acudir a diversas ferias y lugares en las que conozco a muchísima gente e incluso artesanos que valoran y entienden lo arduo de este trabajo.

¿A partir de tu experiencia, que le dirías a las artesanas principiantes para que se animen a dar el paso y dedicarse más profesionalmente?

Les diría que se animen hacer el trabajo que de verdad les guste, a pesar de no estar pagado económicamente como se merece. No desanimarse cuando alguien ve tu labor y te dice que “es muy caro” sin pensar en la cantidad de horas y paciente esfuerzo que lleva el hacerlo. En definitiva; emprenderse en el mundo de la artesanía te dará muchas satisfacciones, entretenimiento y hará que te sientas una persona útil.

Yo no sé ni qué decir, así de claro te lo digo. Me he quedado sin palabras porque jamás me hubiese imaginado que alguien tuviese tanta pasión por los trajes regionales hasta el punto de hacerlos para venderlos. Conozco gente que los arregla, pero porque son costureras, pero que los creen y se inspiren en trajes regionales antiguos, de verdad chapó por ella. ¿A ti que te parece su labor?

Un besazo!

Laura

Pin It on Pinterest

Share This