Aunque parezca que no, este es un post totalmente relacionado con los blogs. Yo misma estaba muy desmotivada con mi blog y con la blogosfera en general hace tiempo.

Es por esta razón por la que he decidido hacer este post. Hay mucha gente que me dice que no se siente motivada, que no le apetece escribir.

Hay otra que directamente ya ha puesto en sus redes sociales que dejan la blogosfera. ¡No! No me gusta nada.

 

No dejes que la desmotivación controle tus decisiones.

No, nunca. No lo hagas, hoy estarás desmotivada pero mañana quizá te arrepientes de haber cerrado tu blog.

He visto a mucha gente colapsada que de un día para otro deciden cerrar sus blogs para siempre. Esas mismas personas al poco tiempo decían que lo echaban de menos.

¿Por qué pasó esto? Porque dejaron que la desmotivación controlara sus decisiones.

Lo primero que debes hacer antes de tomar decisiones extremas es identificar dónde está el mal. ¿Por qué estás así de desmotivada?

Puede haber dos razones generales:

  1. La desmotivación viene de tu vida: No te sientes útil, no consigues hacer lo que quieres hacer, tus padres te controlan, en el trabajo estás mal, etc.
  2. La desmotivación viene de la blogosfera: No estás obteniendo los resultados que esperabas, has recibido comentarios negativos, no sabes de qué escribir, etc.

Estas suelen ser las dos razones generales por las que te puede venir la desmotivación.

Si la desmotivación viene de tu vida…

No tiene nada que ver con el blog así que no lo dejes.

¿No te sientes útil? Encuentra qué es lo que crees que te haría sentir útil y simplemente hazlo, sin miedo.

¿No consigues hacer lo que quieres hacer? No te preocupes, sólo es hoy, inténtalo de nuevo mañana. Si mañana no lo consigues, vuelve a leer la frase anterior. Sobretodo no te rindas.

¿Tus padres se meten en tu vida y te controlan? Pues marcales un límite, habla con ellos tranquilamente y explícales lo que te pasa. Son tus padres, deben mirar por tu felicidad, así que si algo no te está haciendo sentir feliz, hay que cambiarlo.

¿En el trabajo estás mal? Intenta encontrar una salida, otro trabajo o montartelo por tu cuenta. Y si es el trabajo que te gusta pero no sabes porqué no te motiva, intenta fijarte en lo que haces para encontrar qué es aquello que no te motiva.

Y así podríamos seguir, pero como este post quiero centrarme en la blogosfera no voy a alargarme mucho más.

Si este tema realmente te interesa, te recomiendo el blog de Omayra Montes. Tiene artículos muy interesantes que te harán reflexionar, motivarte y crecer.

Si la desmotivación viene de la blogosfera…

Aquí ya es un tema más delicado para tu blog. Deberás analizar qué es realmente lo que hace que te desmotives y saber si lo puedes cambiar o no.

¿No estás obteniendo los resultados que esperabas? No te preocupes. Hay blogs que crecen más rápido y otros más lentos, eso no quiere decir que tu blog sea malo.

¿Recibes comentarios negativos? Dales la vuelta. Son una muy buena forma de demostrar lo que sabes. Si haces una reseña de un producto, por ejemplo, y alguien te deja un comentario negativo, contéstale con educación y expón todo lo que sabes. Realmente estos comentarios no tienes que verlos como ataques, tienes que verlos como oportunidades.

¿No sabes de qué escribir? Fácil. Visita blogs y canales de youtube. De ahí pueden salirte miles de posts. Como siempre digo, no es copiar, es inspiración. De un post de productos maquillaje puede ser que se te ocurra que podrías hacer un post con productos para decorar tus uñas. Es lo mismo, pero no lo es, te has inspirado.

¿No consigues monetizar suficiente tu blog? La monetización es algo difícil, debes tener muchas fuentes de ingreso para que puedas tener unos mínimos ingresos mensuales. Intenta encontrar diferentes fuentes de ingresos, no te centres sólo en una.

Una vez hayas encontrado qué es lo que te desmotiva, entonces puedes empezar a pensar cuales podrían ser tus decisiones.

Ojo, no he dicho que decidas aún. Sólo piensa qué es lo que podrías cambiar para que esa desmotivación desaparezca.

Antes de decidir te reto a que lleves a cabo los siguientes consejos que te daré.

Consejos para dejar de estar desmotivada y que a mi me han cambiado la vida.

Si hace tres meses alguien me hubiese dicho que, a pesar de todo, sería feliz, no me lo hubiese creído.

Hace tres meses yo era una chica muy negativa, tenía a una persona en mi vida que me destrozó mi cabeza. Yo me sentía una inútil integral, una mierda como persona.

Yo no tenía ni idea de porqué me sentía así. Ni idea, porque tú no lo ves en ese momento. Llevaba años cavando y cavando mi propia tumba al no ponerle una barrera a esa persona.

Por suerte y por desgracia, pasó algo que hizo que esa persona desapareciese de mi vida. No se nada de ella y no quiero volver a saber nada de ella.

En ese momento yo estaba muy desmotivada, casi cierro el blog y mando todo a la mierda. Sí, dicho así, tal cual, no me tengo que esconder.

Pero no me daba la gana, que se note mi parte maña. Soy tozuda, soy una cabezona de los pies a la cabeza y por que yo lo digo yo lo voy a hacer.

Así que empecé a mirar qué era lo que me desmotivaba. Como te he dicho que hagas tú. La encontré a ella y a todos los pensamientos negativos que había metido en mi cabeza.

No me daba la gana de seguir así. Así que le di un cambio a mi vida y a mi forma de verme.

Ahora soy feliz, me faltan cosas, nunca se es feliz al 100%, pero oye, que estoy muy contenta con mi vida de ahora. Así que ahí van los consejos que te doy para que tú también te quites esa desmotivación continua de encima.

Aléjate de las personas tóxicas.

El mayor error que puedes cometer es seguir rodeada de personas tóxicas. Yo lo aprendí muy tarde, pero lo aprendí. Aléjate de las personas que no sólo no aportan nada positivo a tu vida, si no que además, te hacen sentir mal a ti.

Recuerda: No te lo mereces.

Rodeate de personas positivas.

Te digo una cosa y la otra. Rodearte de gente positiva, que te motiva a seguir y que te apoya en lo que haces es lo mejor que te puede pasar.

Si tienes una amiga bloguera que te motiva a seguir, no la dejes. Esa persona tienes que conservarla en tu vida porque es la que te va a hacer estar motivada en tus momentos flojos.

No te limites tú misma.

Seguro que alguna vez se te ha pasado por la cabeza el “no puedo” o “no lo voy a conseguir”.

Cámbialas por “yo puedo” y “lo conseguiré”. Alimenta la parte positiva de tu vida, tú eres la única persona que puede ponerse límites. No te los pongas.

Mira el mundo de otra manera.

Sí, hay días que no tenemos ganas de nada. Sí, hay veces que nuestro cuerpo y nuestra mente nos juegan malas pasadas.

Intenta ver el mundo con otros ojos. Debes conseguir pensar que es un día nuevo, que te puede deparar cualquier día y que va a ser un gran día para ti.

Repite cada mañana: Hoy va a ser un gran día.

Haz un ejercicio antes de irte a dormir.

Este ejercicio lo empecé a hacer hace tiempo, pero lo dejé. No debí dejarlo.

Ahora lo he retomado y es de los mejores ejercicios que puedes hacer.

Este ejercicio empecé a hacerlo con la ayuda de Nika.

El ejercicio consiste en, antes de ir a dormir, pensar y escribir lo mejor que te ha pasado ese día y si tienes varias cosas pues mejor, pero mínimo una.

Pueden ser mil cosas: He conocido a una chica muy simpática. Por fin he encontrado mi camiseta favorita. He aprendido a hacer lentejas. Han comprado uno de mis ebooks. Hoy he llegado a 10.000 visitas en el blog.

Cualquier cosa que a ti te haya hecho feliz ese día. Haz un esfuerzo, te prometo que hasta en el peor día encuentras algo que te ha hecho feliz.

¿Y tú? ¿Vas a dejar que tu desmotivación controle tus decisiones?

Me gustaría saber si tú alguna vez te has sentido desmotivada y cómo has conseguido superarlo. Además me gustaría saber si estos consejos te han hecho pensar, porque para eso los estoy escribiendo.

Te mando un besazo!

Laura

Pin It on Pinterest

Share This